Pobre servicio en Sentinel

terraza-grande

El Sentinel es un buen establecimiento situado en el Actur y la verdad, siempre he salido muy contento de allí, tanto por la cantidad como por la calidad de la comida.

Pero este sábado fue… terrible. Llegamos allí y nos dicen que vamos a tener que esperar 20 minutos para poder coger mesa. 20 minutos… vale, es un periodo de tiempo asumible. Una cerveza y una tapa y ya ha llegado el momento de cenar. Al poco de sentarnos en la barra comenzó la segunda parte del Atlético-Levante. Pues bien, ¡tras el final del partido todavía no nos habíamos sentado! Una hora de reloj… y encima los camareros parecía que pasaban absolutamente de nosotros. Si dices 20 minutos te pueden alargar hasta la media hora, pero no a 1 hora entera. Si nos dicen una hora no nos quedamos allí a cenar.

Finalmente nos sientan pero hasta que nos sirven pasa otra media hora más… Quizás había demasiada gente cenando pero creo que eso se solventaría bastante contratando más personal para los sábados.

Esto no termina aquí… ya que cuando sacan la hamburguesa nos encontramos con unas burgers completamente quemadas y es que parecía que se les había olvidado en la plancha. Lo cierto es que tenían un fuerte sabor a chamusquina y es una lástima porque camuflaba por completo el resto de sabores del bocadillo.

Las patatas Sentinel nos las sirvieron medio crudas, crujían al metértelas en la boca como si fueran patatas sin cocer…

Me defraudó esta gran bocateria este sabado… Y fueron cosas objetivas, hablando de tiempos de espera desmesurados y también subjetivas como las patatas crudas o la hamburguesa “a la brasa”… Aunque es algo que compartieron los otros comensales de mi mesa.

Por cosas así es como se muere de éxito. Contratar a personas para dar servicio durante los picos de trabajo es algo que hay que hacer para evitar que la gente se lleve un mal recuerdo del restaurante.

Nacho

Un comentario en “Pobre servicio en Sentinel”

  1. Hombre, si no reservas es lo que tiene. Para la próxima vez reserva con antelación. Y lo de la comida… no sé, quizás estuvieran un sábado por la noche muy saturados. No es excusa pero acércate entre semana y disfrutarás de sus bocatas.

    William

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *